El Turismo de Salud

0
647

El filósofo Hipócrates, desde hace más de 2000 años, fue el primero en detectar las propiedades medicinales de ciertas aguas. En la actualidad se han descubierto importantes técnicas para su tratamiento, algunas de eficacia médica comprobada, que utilizan el agua como único fármaco, el barro y las arcillas en su estado natural y el masaje como estrategia de aplicación, sirven para prevenir, mejorar y curar las más diversas afecciones del organismo humano, especialmente las del aparato locomotor, respiratorio y digestivo.

Hoy en día, el agua es un elemento que se utiliza para combatir los males más típicos de este principio de siglo, como la depresión y el estrés, para rejuvenecer y adelgazar, así como para mejorar el estado espiritual. En el ámbito mundial existen una gran cantidad de países (Argentina, Alemania, Cuba, España, Francia, Hungría, Nueva Zelanda, República Checa, Uruguay, por mencionar algunos), que cuentan con sitios donde el agua se utiliza para la recreación y la sanación, desde el punto de vista de sus propiedades químicas, geológicas y de aplicaciones medicinal.

 

Para comprender el concepto de turismo de salud se hace necesario comprender que hay dos vertientes o posturas: la terapéutica y la turística. La vertiente terapéutica está más relacionada con la medicina que con el turismo. Se acude a centros médicos y periféricamente se utilizan instalaciones y servicios turísticos como el transporte, alojamiento. La vertiente turística está más relacionada con el turismo que con la medicina, o sea, la búsqueda de salud ocurre en centros turísticos como spa, balnearios, centros de talasoterapia.

 

Pero el turismo de salud va más allá de las curas termales y climáticas lo que permite tener en claro que, a nivel mundial, el turismo de salud es aceptado como un segmento del turismo cuya motivación está relacionada a la salud en su aspecto más amplio. Desde el punto de vista del turismo, esta motivación se satisface a través de técnicas específicas en centros que principalmente utilizan el agua y el clima como agente terapéutico.

 

La oferta de turismo de salud se divide básicamente en tres tipos y esta clasificación está relacionada con el agua utilizada en los tratamientos: termalismo (balnearios), talasoterapia y tratamientos marinos (centros de talasoterapia) y otros (spa, centros de salud y belleza o remise en forme, vacaciones de belleza/relax, etc.)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here