Cangrejos a la criolla ¡Deliciosos mariscos y pescado fresco!

0
995
Disfrutando del Cangrejo

Por Bolivar Mejia

Una amiga que venía de los Estados Unidos (E.U.A) me llamó y me dijo  que deseaba comer cangrejos. De inmediato llamé a Virgilio, el internacional, y le pregunté dónde podíamos conseguir un sitio que tenga la especialidad, a un buen precio y, sobre todo, bien cocinado.

En una pequeña ensenada llena de botes y yolas, próximo al Club Náutico de Boca Chica,  hay dos restaurantes que sirven mariscos y pescado fresco. En uno de ellos nos detuvimos, ya que nos había llegado la fama de lo rico que ahí preparan el “cangrejo a la criolla”.

Luego de unas cuantas frías, que nunca pueden faltar y aquí estaban frías ¡como manda ley!,  pedimos cangrejos para la amiga y sopa de pescado. Alguien pidió un filete y otro se antojó de una pasta.

Yo que ya había disfrutado del cangrejo en otra visita que hice al establecimiento,  pedí una sopa de pescado, pues insistentemente Virgilio me la había recomendado. ¡Wau!, una delicia culinaria: el gusto consistente de aquel caldo espeso me  sacudió el espíritu y sentí que el ánimo se  fortalecía, mientras el sudor perlaba mi frente.  Todos los comensales quedaron satisfechos con el plato que recibió…

Señores, aquí entre nosotros,  lo mejor del sitio es lo discreto que es, abierto, para que entre la brisa del mar y al fondo se ve la marina adyacente al Club Náutico, bueno,  tal vez las moscas molesten un poco, pues está ubicado frente a la playa de los pescadores;  pero es normal en un sitio donde se limpia el  pescado acabado de sacar de los  botes. Esto garantiza que lo que consume está fresco y en buen estado.

La música no es estridente y hasta vi uno que otro carro con placa diplomática, es decir, que algunos de los acreditados en el cuerpo consular  y diplomático del país prefieren la informalidad de Pachi Restaurant, en Andrés Boca Chica al glamour de cualquier otro establecimiento ubicado en esta cercana urbe de Santo Domingo.

La gente no molesta y muy pocos vendedores se acercan a ofrecer su mercancía. Con las atenciones de Verónica la propietaria, Ileana y Evelyn dos chicas muy atentas el servicio se torna personalizado.

Si tú has estado por ahí, me encantaría saber cuál es tu opinión, qué tal tu experiencia en este lugar.

Touropina se nutre de tus opiniones